Nutrición es más que buenos propósitos

Por Alvaro Magaña, experto en Nutrición deportiva & Coach nutricional.

Estamos inmersos en unas fechas donde empezará una época de cambios y buenos propósitos, donde casi todo el mundo empezará algún plan nutricional. Si tenemos en cuenta que para engordar un kilo de grasa hay que consumir 7.000 Kcal de más, es lógico pensar que eliminar esos kilos se convierta en una difícil tarea. Hacen falta unas 14 horas corriendo a ritmo medio o 10-12 a ritmo rápido para quemar esa cantidad de calorías. En general podemos decir que necesitamos 10-15 horas de cardio para perder un kilo de peso. El problema es que ante la desesperación al subirnos a la báscula, muchos buscarán remedio en alimentos mágicos que les ayuden a eliminar con rapidez esos kilos de más, que se han acumulado en estas fechas. ¿No sería mejor empezar a cuidarse la alimentación y aprender mínimamente cómo se interrelacionan los alimentos? La mayoría de veces creemos que una pauta nutricional es lo mismo que una dieta drástica y restrictiva, solo de pensarlo ya nos genera angustia. El concepto dieta lo debemos de apartar de nuestro vocabulario. Tenemos que hablar siempre de pauta nutricional, que normalmente se adapta a la persona en función de una necesidad concreta. Comer es una obligación de supervivencia por lo que es mejor adaptarse a esa necesidad, vamos a tener que alimentarnos durante toda nuestra vida. El problema está en que los cambios drásticos siempre producen efectos colaterales tanto físicos como psíquicos. Estrés, cambios de humor, ansiedad, pérdida de peso, aumento de peso, mala circulación, colesterol… Con la alimentación podemos controlar la mayoría de estos factores y buscar un equilibrio que nos satisfaga. En la vida ya padecemos suficientemente estrés como para provocarnos más aún. Aprender a comer es vital para tener una vida sana y poder desarrollar cualquier actividad física diaria. No solo vamos a ver un resultado estético, si no que experimentaremos un cambio en la vitalidad, el rendimiento y en la recuperación si realizamos un ejercicio diario. El fin de una planificación nutricional, es adquirir hábitos saludables que podamos mantener, de esa manera seremos capaces de permanecer en un peso que nos haga sentir bien. Te das cuenta de que has realizado el aprendizaje, cuando experimentas el remordimiento de conciencia y somos capaces de controlar la mente. Si necesitas más información, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a conseguir tus objetivos.

About the author:

Author's website: http://trainingbcn.com/author/alvaro-maga/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies